Rinden homenaje en hospital de Santiago de Cuba a la memoria del Dr. José Miguel Goderich Lalán



Texto y fotos: M.Sc. Miguel A. Gaínza Chacón

A la izquierda: Lázaro Expósito Canto; a la derecha, Beatriz Johnson Urrutia
La esposa y el hijo de Goderich Lalán esparcen las cenizas de este en el jardín del  hospital
Santiago de Cuba, julio 23.- Para rendir homenaje a la memoria del destacado cirujano cubano Dr. en CM José Miguel Goderich Lalán, fallecido ayer en esta ciudad, hoy cerca del mediodía se reunieron sus familiares y autoridades políticas, gubernamentales y de Salud Pública, amistades, y una representación de médicos, enfermeras y técnicos de varias generaciones, en el vestíbulo del Hospital Clínico Quirúrgico Dr. Juan Bruno Zayas Alfonso.
   
Asistieron a las honras fúnebres, los miembros del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) Lázaro Expósito Canto y Beatriz Johnson Urrutia, primer secretario del PCC y presidenta de la Asamblea del Poder Popular (Gobernación), en la provincia de Santiago de Cuba.
Goderich Lalán, quien había nacido en esta ciudad el 25 de noviembre de 1944, era un eminente médico cubano de renombre mundial en la cirugía en general y en la herniaria en especial, y murió ayer en horas de la mañana en la terapia intensiva del  “Juan Bruno Zayas”, institución donde él laboraba hace años. 
 
Los compañeros de Goderich lo despiden en el vestíbulo del hospital
Internado en el hospital a causa de una bronconeumonía debido a la cual era atendido por intensivistas, el destacado cirujano no pudo rebasar una parada cardiorrespiratoria que lo llevó a la muerte a los 72 años.
La Enseña Nacional y la bandera rojinegra del Movimiento Revolucionario 26 de Julio acompañaban un cuadro con la imagen de José Miguel y dos ánforas con sus cenizas, junto a rosas rojas y otros hermosos arreglos florales.
Un documental muy emotivo, del realizador Carlos A. Fernández, mostró a los presentes detalles de la vida de Pepin; de sus años infantiles; de la familia… todo contado por el propio médico, quien cerró el audiovisual con una reflexión muy suya: el alto valor de la bata médica cubana.  
El Dr. Omar Bicet Altés, director del “Dr. Juan Bruno Zayas Alfonso”, pronunció un discurso signado por la emoción y el reconocimiento a una vida consagrada por entero a la Medicina y a la docencia de esta. 
Meditación del Padre José Catasús

“… procedente de una familia humilde, con profundos valores morales y éticos, desde pequeño siempre fantaseaba con ser médico; tenía una afinidad por el cuidado de los demás”, aseguró Bicet, quien añadió:
“Hasta 1959 trabajó en una gasolinera en Santiago de Cuba; después del triunfo de la Revolución (enero de 1959) se matricula en el año 1963 con 23 años en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana donde cursó estudios hasta 1969 cuando se gradúa con notas brillantes.
“Es importante destacar que desde el pre grado ya tenía habilidades para la cirugía y en días alternos realizaba guardias voluntarias en el Hospital Carlos J. Finlay, en la Capital.”
Con delicadeza y amor sus compañeras disponen las flores al lado de la imagen de Pepín

Según narró el Director del “Bruno Zayas”, al graduarse comienza su vida laboral en el Hospital Militar de Santiago de Cuba, donde por su desempeño sobresaliente es designado vicedirector técnico; luego, en misión internacionalista, va a la República de Guinea Bissau donde realizó importantes intervenciones quirúrgicas, todas en condiciones excepcionales de campaña.
En abril de 1974 obtiene el título de Especialista de I Grado en cirugía general y desde ese momento inicia también la formación de las nuevas generaciones de galenos bajo una máxima suya: “…un buen médico tiene que ser esplendente en cuatro aspectos fundamentales: en la asistencia a los pacientes, en lo docente, en las investigaciones, y en llevar siempre la bata sanitaria como está establecido”. 
La dirección del Hospital "Juan Bruno Zayas" hizo la primera guardia de honor

El Dr. Goderich recorrió un largo camino en las investigaciones; aportó nuevos métodos en la cirugía, no solo  en su provincia natal sino en todo el país y fuera de este. En el año 1985 se hace especialista de II Grado en Cirugía General y en el año 1990 obtiene el título de Doctor en Ciencias Médicas.
Durante el año 1991 se desempeña como asesor de la Vice rectoría de post grado de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba, y a partir de 1992 comienza a trabajar como jefe del Servicio de Cirugía General en el Hospital General Universitario Dr. Juan Bruno Zayas Alfonso. 
Lázaro Expósito ofrece condolencias a la familia del Dr. Goderich

En cada tarea sobresalió por su desempeño intachable como cuadro de dirección y prestigioso profesional en la docencia, la investigación y la asistencia; por ser ejemplar educador, y ante todo un revolucionario convencido y un defensor de la Revolución Cubana en cualquier escenario.
El Dr. Bicet Altés añadió en sus palabras:
“… fue y será la expresión universal de un hombre revolucionario, lleno de valores para las futuras generaciones; símbolo de resistencia y fuerza a las adversidades. Me atrevo a decir que es como el Ave Fénix, símbolo de purificación, de inmortalidad y de renacimiento físico y espiritual, que sobrevivirá a su propia muerte, con extrema fortaleza, convertida en inmortalidad.”

Destacó el Director del Hospital, que el amor de la familia, la constancia y la paciencia le dieron una formación en valores desde su niñez, con potencialidades que lo hicieron el gran hombre que fue y sobreponerse a vicisitudes.
“… fue el padre profesional y docente que todos conocíamos como uno de los mejores cirujanos de nuestro país, aquel que ‘todo lo que tocaba lo convertía en maravilla’ “, dijo Bicet. 
Los Doctores Díaz Sarduy, Del Cueto, Corona... rinden homenaje a Goderich Lalán

El sábado 22 de julio a las 09:00 horas Goderich sorprendió a casi todos con su muerte. Perdió esta batalla postrera pero su entereza motiva el homenaje al padre, al médico, al maestro, al hombre sencillo y humilde, con buen sentido del humor y siempre presto a regalar una sonrisa… “a nuestro querido y eterno Pepín”.
Numerosas guardias de honor se sucedieron junto a la imagen, realizadas por las principales autoridades del territorio y de Salud Pública; viejos camaradas de profesión, entre estos el Dr. Juanito Díaz Sarduy, el Dr. Héctor del Cueto, el Dr. Corona, el Dr. Blanco…; también las hicieron, la nueva hornada de médicos, oficiales militares, y sus compañeros del Hospital Clínico Quirúrgico. Finalmente, correspondió a los familiares, al hermano, a la esposa, al hijo… 
La familia de Pepín hizo la última guardia de honor

Aquejado de un cáncer en la laringe, José Miguel fue operado varias veces pero nunca se dio por vencido y continuó laborando, operando, trasmitiendo sus conocimientos, mediante una docencia admirable. En resumen, era el mayor exponente de la consagración a la profesión médica y siempre con buen humor y optimismo.  
El Dr. Omar Bicet Altés dijo las palabras de homenaje a la memoria de Goderich Lalán
  
El nombre del Dr. Goderich Lalán era casi obligado en cualquier evento nacional o internacional de cirugía y de cirugía herniaria, en cualquier parte del mundo. Hasta el final de su existencia impartió   conferencias y participó con estas en más de 130 eventos; impartió casi un centenar de cursos sobre cirugía herniaria en Cuba, España, Nicaragua, Venezuela, Grecia, Alemania, Estados Unidos de Norteamérica, Italia, Chile, Ecuador, El Salvador…También, participó o promovió cursos sobre docencia y formación médica, cirugía gástrica, bioestadística, metodología de la investigación, cirugía cáncer gástrico, colon, hernias de todo tipo; trató la cirugía de guerra en Cuba, Bulgaria… 
El hijo del Dr. José Miguel Goderich Lalán completa el vertido de las cenizas del padreen el jardín del hospital

Tal cúmulo de trabajo solo era posible enfrentarlo con una consagración a la Medicina casi religiosa, de ahí las numerosas condecoraciones que recibió como premios anuales a la excelencia en los servicios de Salud, como Personalidad Destacada, como Vanguardia Nacional y Provincial del Sindicato de la Salud; Placas, Medallas y Distinciones como la Medalla “Manuel ‘Piti’ Fajardo” y las relacionadas con la Educación en Cuba.
Goderich Lalán era Miembro de Honor de la Sociedad Ibero Latinoamericana de Cirujanos; Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Cirugía (SCC), de la que fue presidente; Presidente del Comité de Hernias de la Federación Latinoamericana de Cirujanos; Miembro de las sociedades europea y americana de las hernias; Miembro de la Sociedad Italiana de Cirugía; fue Reconocido como profesor por el Colegio Mexicano de Cirugía, y como invitado especial de la Universidad La Sapiensa, de Roma; era presidente del Capítulo Santiago de Cuba de la SCC…
Ni el enorme cúmulo de trabajo ni las múltiples responsabilidades disminuyeron jamás el entusiasmo del Dr. José Miguel por la superación propia y la del resto de sus compañeros, en cualquier parte del mundo; tampoco pudo el cáncer restarle optimismo. Sin embargo, una bronconeumonía traicionera se instaló en su organismo ya asediado y pudo el pasado sábado 22 de julio detener su noble corazón y sus pulmones.

Y ni así fue vencido, pues su esposa y su hijo con lágrimas lógicas en sus ojos, cumplieron el deseo de Goderich Lalán y juntos, ellos y sus compañeros de profesión y amistades, esparcieron sus cenizas en el jardín del “Bruno Zayas Alfonso”, cerca de las flores como él quiso; exactamente, por donde a Pepín le gustaba entrar al Hospital, con su sonrisa a flor de labios y la amistad presta a ser entregada, que siempre llevaba en las manos y en los ojos. 
  


Comentarios